Cómo saber el kilometraje real de un Vehículo Industrial

Las estadísticas actuales muestran que cerca de un 30% de los vehículos de ocasión tienen un historial negativo. La manipulación del kilometraje es uno de los tipos de fraudes más comunes en el proceso de ventas de coches usados. Sin embargo, los clientes con la información adecuada pueden protegerse a sí mismos del fraude a la hora de comprar un vehículo de ocasión.

Un vehículo con un historial de daños o con un kilometraje manipulado representa un alto riesgo para el comprador, esto directamente afecta a la seguridad, durabilidad, precio o valor residual del coche.
El pobre crecimiento económico en Europa ha llevado a que el mercado de vehículos de ocasión haya crecido considerablemente en los últimos años. Los compradores suelen hacer inversiones más económicas, pero en ocasiones se olvidan de los riesgos que conlleva la compra de un coche de segunda mano. Este crecimiento en la compra y venta de vehículos de ocasión muestra la necesidad de los consumidores de combatir el fraude con el objetivo de hacer las compras y ventas más seguras a corto, medio y largo plazo.

¿Cómo detectar la manipulación del kilometraje?

kilometraje segunda mano

La primera manera de detectar la manipulación del cuentakilómetros es comparar los registros de kilometraje tomados en las operaciones de mantenimiento, reparación o ITV realizadas al coche con la lectura del cuentakilómetros. Los mantenimientos, reparaciones o inspecciones hechas al vehículo normalmente suelen mostrar las lecturas de kilómetros. Cualquier anomalía o inconsistencia en los datos del kilometraje en alguno de estos documentos puede ser un signo de manipulación y fraude.

Es importante también controlar el uso y desgaste del vehículo. Detalles como los frenos, los pedales o las ruedas nos ayudan a ver si estos elementos están en consonancia con el kilometraje. Por ejemplo, un coche con un kilometraje menor a 20000 km normalmente lleva las ruedas montadas de fábrica. También podemos comprobar los cambios de aceite, en el coche suele haber un adhesivo o una tarjeta de engrase donde se indica el último cambio de aceite y la lectura de kilómetros en esa fecha. El interior del coche es también un indicador importante. Examinar el desgaste del volante, el freno de mano, la palanca de marchas, los pedales o los asientos y compararlos con el kilometraje visible en el cuentakilómetros.

En caso de que el vehículo tenga un cuentakilómetros mecánico, se debe revisar si los números están alineados correctamente y si son correctamente legibles. Si no lo están, hay saltos o variaciones entre los números, claramente puede ser un signo de manipulación y fraude en el kilometraje.

Debe informarse del número de propietarios anteriores que ha tenido el vehículo y compararlo con las lecturas de kilometraje. Un número excesivo de propietarios puede esconder manipulación del cuentakilómetros u otros tipos de fraude.

Es evidente que si se ha cambiado el display del salpicadero, hay daños en el cuentakilómetros o se han reemplazado algunas piezas que normalmente no deberían ser reemplazadas, pueden ser señales de manipulación del kilometraje. Generalmente recomendamos una inspección mecánica del vehículo.

[Total:0    Promedio:0/5]
Categorías Blog

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.